Carta de Cuaresma Pastoral 2017

Posted by on Feb 24, 2017 in Updates

Queridos hermanos y hermanas,

PAX!

Saludos en esta estación de Cuaresma 2017

Cada año la Iglesia nos invita a meditar en la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, a meditar con la actitud que nos propone el Salmo 51.17, “con un corazón contrito y humillado, el cual Dios no despreciará.”

La Cuaresma es también experiencia de la salida del desierto, como la que vivió el pueblo de Israel y el mismo Jesús. El desierto es el lugar de la prueba pero muchas veces nos olvidamos que también es lugar del encuentro con Dios, en la soledad, el silencio y el despojo de las falsas seguridades humanas en las que muchas veces estamos inmersos. La Cuaresma nos hace ver el desierto, como esa gran experiencia y oportunidad para la fe. La Cuaresma nos hace salir de nosotros para mirar a Dios cara a cara y para mirarnos a nosotros mismos, descubriendo lo que nos ayuda y lo que no nos ayuda para alcanzar el fin al que quiero llegar, el día eterno de felicidad y gloria.

La Cuaresma es el momento de ampararnos nuevamente bajo la sombra de la cruz del Señor plantada en el Calvario, que nos hace descubrir el horizonte de su victoria sobre el mal y la muerte. Esa es nuestra meta, y no sólo la de la Cuaresma, sino la de nuestra vida. La Iglesia nos invita a despojarnos de las vestiduras viejas que llevamos en nuestra vida y revestirnos con una túnica nueva para la Pascua.

La Cuaresma nos invita a poner a Dios como el centro de nuestras vidas. El centro de la vida marca lo que somos, lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Y, sobre todo, revela lo que amamos. La Cuaresma es tiempo de experimentar el gran amor que Dios ha tenido con nosotros enviándonos a Su único Hijo, Jesucristo, el Rey de reyes, el Señor de señores, a dar su vida en rescate por la nuestra. Hemos de tomar conciencia de que la vida nos va descentrando y muchas veces no nos damos cuenta y vamos desplazando a Dios para ponernos nosotros u otras cosas en su lugar.

Solo vuelve a Dios quien confía en su amor, quien lo reconoce como Padre y se reconoce a sí mismo como hijo, aunque muchas veces como hijos pródigos. Volver a Dios nos da la oportunidad de sentir su abrazo, de compartir la alegría, de experimentar la misericordia que nos hace hombres y mujeres nuevos.

Así la Cuaresma se convierte en un tiempo de preparación y renovación de nuestro Bautismo, el cual celebramos el día de la Vigilia Pascual o el domingo de Pascua.

Mis queridos hermanos y hermanas, como ustedes saben, el tema principal de la Diócesis este año es “compromiso”. La Cuaresma es el tiempo ideal para comprometernos en la renovación interior de nuestras vidas, en la evangelización que atrae nuevos hermanos y hermanas a una participación en la misión del reino, a evaluar con sinceridad la vida y misión de cada una de nuestras congregaciones y preguntarnos con sinceridad, si estamos haciendo nuestra parte en la misión que nos ha sido encomendada por nuestra Diócesis.

La Cuaresma se celebra siempre al comienzo de la primavera, porque la primavera es comienzo nuevo, tiempo de retoñar o florecer, tiempo de energía y vitalidad, tiempo de crecimiento, tiempo de producir nuevos frutos, tiempo de esperanza, tiempo de ilusiones nuevas, tiempo de dejar atrás el frío que nos tiene cautivos. ¿Cómo podremos renovarnos en Cristo, cada uno de nosotros, en esta Cuaresma?

En Cristo Jesús,

bishopsignature

Bp J. Alberto Morales, OSB
Quincy IX

Join our mailing list and stay connected with news and events!

Sign Up Today!